sábado, 23 de octubre de 2010

Un mueble zapatero

Hace algún tiempo fuimos a una fiesta de cumpleaños de una amiga sueca y al entrar en su casa nos hizo descalzar. Nos comentó que era algo habitual en Suecia y que el origen era puramente higiénico, evitar ir esparciendo suciedad y gérmenes por toda la casa. Visto así tiene toda la lógica del mundo, así que nos gustó la idea y decidimos implantarlo dejando unas zapatillas en la entrada para cada miembro de la casa.
El problema fue que cada vez que querías cambiar de calzado, debías acordarte, cogerlo y bajarlo hasta la entrada y en poco tiempo tuvimos muchos pares de zapatos, así que pusimos un zapatero en el garaje (junto a la entrada). Era un zapatero sencillo con cuatro niveles de 26cm de fondo por 63 de ancho que puedes encontrar en cualquier almacén chino por unos 7€.
En poco tiempo ya estaba lleno, ya que prácticamente bajas todos los pares de toda la familia para tenerlos a mano y los productos de limpieza de calzado, por lo que necesitábamos un mueble más grande y con más capacidad. Empezamos a mirar muebles zapateros, y la verdad es que todos tenían mucha limitación de espacio por lo que finalmente decidí hacer uno que cubriera todas las necesidades. Este ha sido el resultado:


Para hacerlo diferente le he dado la forma de una caja de zapatos gigante (31 cm de fondo, 102 cm de altura y 94 de anchura) colgada en la pared dejando libres 9 cm hasta el suelo para que pase bien el Roomba. Después la he personalizado como si fuera una caja de Munich, no por nada concreto, simplemente me gusta el logo y es relativamente sencillo de pintar a mano


Este es el aspecto por dentro: La columna izquierda para zapatos que utilizamos de forma ocasional, el bloque central para uso diario utilizando los estantes del zapatero original y por último el compartimento inferior para todos los productos de limpieza.

Construcción paso a paso
Por si queréis hacer algo parecido os explico como está hecho (todos los productos que menciono los he comprado en Leroy Merlin por si buscáis lo mismo):
El primer paso es definir el espacio que vamos a necesitar y a partir de ahí definir las medidas. Éste está sacado de tablones de 150 x 30 cm y 18mm de ancho que me sobraron de otro proyecto, por lo que no tengo ningún precio de referencia.
Una vez sabemos de qué espacio disponemos, hacemos el despiece: parte superior, parte inferior, laterales, división vertical y división horizontal entre zapatero y compartimento de limpieza.
Una vez tenemos el despiece, hacemos los agujeros para pegar las piezas con tubillones. Aprovechamos que tenemos las piezas sueltas para hacer los agujeros en todos los laterales que posteriormente nos permitirá tener estantes ajustables en un lado y otro, en este caso he agujereado verticalmente cada 5cm.
Una vez hecho esto hacemos el ensamblaje. Yo he colocado un par de escuadras en cada esquina para mayor refuerzo (8 x 0,25€ = 2€).
Para cerrar el mueble he utilizado una pieza trasera de 5mm para la parte más ancha y otra para la estrecha. Eran mermas, por lo que tampoco tengo referencia de precio.
Después coloco cuatro escuadras perforadas de 80x80x80x2,5mm como la que se ve en la parte superior derecha del mueble abierto para sujetarlo a la pared. Dos arriba por la parte interior y dos abajo por la parte exterior (como quedan debajo del mueble no se ven).
Aprovecho que ya tengo las escuadras de sujeción, para marcar y hacer los agujeros en la pared donde irán sujetos con tornillos del 8 (2,9€ las 10 unidades).
Ahora viene la parte de la falsa tapa. Necesitaremos 3 tablones de contrachapado de 1200x600x10mm que cuestan unos 42€. Por un lado hacemos las puertas unos 2mm más grandes por cada lado excepto por el que pondremos la bisagra, por otro la parte superior e izquierda decorativas que simulan la tapa. Con lo que nos sobra, haremos los estantes del lado estrecho.
Antes de montar las puertas, pintamos la estructura. En este caso como es madera de pino he utilizado aceite para muebles de teca para el exterior que mantiene el dibujo de la veta. La parte frontal la pintamos con esmalte rojo mate que nos sobró del proyecto Decorar puertas de DM para la parte interior utilizamos tinte al agua verde para evitar que coja olor que tenemos sobrante de otro proyecto: Una escalera para la cama .
Con el mismo esmalte rojo pintamos las puertas y las tiras decorativas y nos preparamos para el montaje final.
Primero sujetamos las puertas a la estructura con unas tiras de bisagra que he cortado de una tira de 1740x25 (necesitaremos dos tiras grandes y cada una cuesta 6,35€).
Después viene la decoración, dibujamos en el lateral y en el frontal el logotipo y lo pintamos con esmalte Titán plateado (12€ la lata).
Una vez seco colocamos los imanes con muelle para las puertas para que al pulsar se abran (1,75€ c/u) y lo instalamos en su lugar.
Como ya dejamos en un paso anterior los agujeros de la pared, sólo hay que ajustarlo y atornillar evitando que al apretar mucho más uno u otro se deforme la estructura por la tensión (lo veréis rápidamente porque las puertas dejan de estar alineadas).
Una vez en su lugar ponemos los embellecedores lateral y superior que simulan la tapa, sobresaliendo 1cm hacia delante para que quede alineado con las puertas.
Para finalizar acabamos con el interior. Colocamos los soportes para estantes de 5mm transparentes (1,95€ la caja de 16 unid.), a la altura que nos haga falta. Después vamos poniendo los estantes y por último colocamos la luz interior, en este caso una barra de luz con cuatro leds de Osram (14,5€) a pilas, que nos permitirá calzarnos incluso con el garaje a oscuras.


Espero que hayáis encontrado este post práctico y que os de alguna pista si alguna vez os planteáis hacer algo similar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...